viernes, 10 de febrero de 2017

Cordero al Horno, estilo Castellano



1 Cuarto delantero de Cordero Lechal
1 Vaso de Vino Blanco de Rueda (o de otra zona castellana)
2 Vaso Grande de Agua (más si en el transcurso es necesario)
2 Tallos de Cebolletas
1 Diente de Ajo
1 Manojo  Perejil
1 Hoja de Laurel troceada
1 Patata Grande (Opcional)
Un poco de Manteca de Cerdo
Sal

Sobre 4 horas antes de la preparación colocamos el cordero en un barreño, lo cubrimos de agua, añadimos un puñado de sal, los tallos de la cebolletas, el perejil y la hoja del laurel troceada.



En el momento de la preparación, sacamos el cordero y lo secamos bien con papel de cocina. A continuación untamos un diente de ajo pelado por todo el cordero. Eramos tres personas y cogimos un cuarto delantero de cordero, porque para nosotros es la mejor parte de este animal, pero como siempre, para gustos colores.

Después de repasarlo con el ajo, salamos y lo ponemos en la fuente de barro, vidrio o rosticera con la parte externa hacia abajo. Como todos los comensales presentes vamos altos de colesterol, a la parte interna no le dimos un "barniz" de manteca y la dejamos para la parte de la piel solo. Pero para comensales sanos como robles, se le añade la manteca en ambos lados.



Calentamos el horno a 180° y una vez caliente introducimos el cordero, echamos el vino y el agua por encima, cerramos y lo tenemos a esa misma temperatura durante una hora, remojandolo con su propio jugo cada 15 minutos. Es importante que el asado no quede sin jugo por lo que añadiremos agua con un poco de vino siempre que sea preciso.



Damos la vuelta a la pieza, le añadimos la capita de manteca y comprobamos si es necesario añadir líquido. Este lado tambien lo dejaremos durante una hora pero haremos un procedimiento diferente. A los 15 y 30 minutos remojaremos el cordero con su jugo pero no más para conseguir que la piel este crujientits. Y a 5 minutos del final, con precaución de no pasarnos subimos la temperatura a 250°.

Si queremos incorporar las rodajas de patatas, lo haremos 35 minutos antes, para no quemarlas y nosotros les añadimos por encima un poco de vino blanco. Este paso es opcional y pensar que la patata absorberá parte del jugo.





Se acompaña este plato con una ensalada de lechuga o escarola y un tinto que tenga cuerpo y potencia. Tampoco es mala idea tomarlo con champagne o cava brut nature. ¡Buen provecho!


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada