sábado, 30 de junio de 2018

Suss Van Ahn, ¡pedazo de voz!

Imagen relacionada








Buscando por la Red, surfeando por su vasto mar, con la intención de encontrar alguna voz femenina desconocida en nuestro mercado o por lo menos, poco conocida... topamos con esta sueca de mirada añil y cabello cobrizo: Suss von Ahn, cantante y compositora de Jazz.

Una niña precoz, que ya tocaba el piano y cantaba a los 10 años y cinco más tarde, componía sus propias canciones. Pero no empezó en el jazz sino cantando gospel en diferentes iglesias del teritorio sueco. Su progresión le ha llevado a encontrarse cómoda en un estilo mezcla entre el jazz y el pop.

Su primer disco salió al mercado en 1994 ("I" se titulaba), siguiendo otros 3 más para el mercado escandinavo y dos álbumes para el mercado japonés. Nosotros tuvimos la suerte de encontrarla versionando "Don't cry for Louie" del grupo belga de los 80's Vaya con Dios. Grupo que tuvo un gran éxito, entre otros lugares, en Escandinavia. Después de mucho indagar descubrimos que este tema pertenece a su álbum "Walk between The Raindrops (Caminar entre gotas de lluvia) grabado en 2009. Ponemos el vídeo para compartir la experiencia:




















Mirando en su web sabemos que es una habitual de los festivales de jazz de aquellas latitudes, como por ejemplo, el Festival de Jazz de Estocolmo, el de Umea o el de Falun, Jazz & Blues Festival.

A nosotros nos ha dejado flipado con esos cambios de tono, subiendo y bajando con una naturalidad pasmosa y cuando sube, utilizando un símil automovilístico, pisándole a gusto. Pero si queremos describir cómo es su voz nos vamos a quedar con lo que el portal de noticias O-viks Allehanda afirma de ella: " Su voz es una mezcla entre Diana Ross y Brenda Russell ".

Ahí, es nada...


miércoles, 4 de abril de 2018

Dominio de Berzal Fermentado en Barrica 2015



Subimos este tesoro, Dominio de Berzal Fermentado en Barrica 2015, que ha conseguido 95 puntos y Best Value 2018 en Rioja Blanco, otorgado por Tim Atkins.


Conseguimos una de las 1000 botellas que, esta pequeña bodega familiar, elaboran en la alavesa Baños de Ebro. El vino se agotó en la feria alemana de Prowein y para tal evento hemos quedado con los amigos Suso y Luis, dos goumands apasionados y apasionantes. Luis propietario de Artesa Gourmet tienda delicatessen referencia en León, provincia y Plus Ultra :) .

Esta bodega que tiene la sabiduria de cuatro generaciones y 50 hectáreas de viñedo propio, alguno censado en 1900, elabora este vino monovarietal de uva Viura de un viñedo de más de 60 años, sito en un terruño llamado "El Perejigo", a una altitud entre 450/500 metros.

La vendimia es manual y tras 15 días de fermentación alcohólica en barricas nuevas de roble frances, se deja en crianza durante 5 meses.


CATA

Graduación Alcohólica: 14°

Visual: Bonito color amarillo verdoso suave, con menisco acerado,  limpio y brillante. La lágrima que deja en la copa es densa, y forma un amplio rosario, que se desliza con pereza hacia el final de la copa.

Nariz: Es de intensidad potente, compleja, con matices muy variados: mantequilla, frutas de hueso citricas (mirabeles), phisalis, compota de pera, notas melosas suaves y frutos secos. Al pasar el tiempo y a "copa muerta" es decir, vacía nos da con intensidad notas a pétalos de rosa.

Boca: Ataque glicérido, con excelente amplitud, que te aterciopela la boca. Generosa acidez, que le hace afirmar a Suso "es un vino que se podrá tomar dentro de 10 años y después de un tinto". Vino graso, con notas cítricas y finos tostados. Tiene un final largo como un día sin pan.




Un vino para acompañar guisos marineros, quesos grasos medio y medio-fuertes,  pescados al horno y brasa y carnes blancas.


Terminamos con unas palabras de Luis, sobre los vinos de esta bodega " Todos sus vinos tienen personalidad, armonía y honestidad, honestidad que refleja de donde vienen los vinos, sin camuflajes y aprovechando a conciencia la sabiduría de sus viñedos". Amén

lunes, 5 de junio de 2017

Asador Olaverri y EL BESO



Visitamos el Asador Olaverri en la zona del Ensanche de Pamplona. Cuando uno piensa en un asador por el norte de la península piensa en un local de luz sobria, decoración dominada por madera oscura y manteles de cuadros. Pues todo lo contrario en este local. De diseño moderno, mucha iluminacion natural, techos altos, mesas sin manteles y espacio abierto.


La sala de máquinas, el asador con sus parrillas, está a la vista y desde las mesas cercanas puedes ver como aparecen espléndidas chuletas o pescados a la brasa con una extraordinaria apariencia, lo que hace que tus jugos gástricos empiecen a saltar como John Travolta en "Grease".


Tomamos un pincho de Chistorra de Arbizu para empezar el carrusel de sabores. Y  la chistorra es como las películas, pueden ser de culto y hasta de serie B, las dos se llaman películas pero para disfrutar, solo ves la primera. Y es que chistorras hay muchas pero de excelente calidad, como ésta...


Después una media ración de piparras, que son esos pimientos pequeños y alargados, que se comen como pipas y que solo a final de temporada te suele venir alguno picante, haciendote recordar a su primo gallego de Herbón: " uns pican e outros non".



Y llego su majestad la Chuleta. En su punto, jugosa, no llegaba a ese punto de textura "mantequilla" pero no estaba dura, lo que fue memorable fue su sabor intenso, cómo aterciopelaba toda la boca con amplitud y longitud. Era tan brutal la sensación que rápidamente me vino a la memoria EL BESO. Así, en mayúsculas... porque en el cine clásico, y tal vez moderno, no hay uno como el beso tórrido, furtivo y sexual que se dieron el sargento primero Milton Warden (Burt Lancaster) y Karen Holmes (Deborah Kerr) tumbados en la orilla de esa escondida playa hawaiana en "De aquí a la eternidad". Beso de amantes extramatrimoniales, de cuernos poderosos como vitorinos, de pecado y deseo en letras de neón,  incluso el Pacifico quería hacer de bombero mandando hacia la pareja olas enérgicas de blanca espuma para apagar tal incendio pero ni Neptuno podía controlar semejante volcán.

Y eso que no podriamos decir que la Kerr fuera una sex symbol al estilo de Ava Gardner o Rita Hayworth, que podían encender cigarros habanos con la mirada. No, ella era de la elegancia de Audrey Hepburn o Grace Kelly. Elegancias "europeas" al estilo Catherine Deneuve, por eso viéndola tan entregada, infiel y apasionada... pues que te acelera más el corazón!

Volviendo al asador y a tan memorable chuleta, el sabor que dejó en boca hizo que no pidiera postre, para seguir disfrutandola diez minutos más.



Hasta el ultimo toque, el del café... estaba cuidado con mimo.

Asador Olaverri, donde la chuleta te sabe a beso de película. Gracias por tales sensaciones.



Asador Olaverri
Santa Marta 4
948.235.063.
Pamplona

sábado, 3 de junio de 2017

Virrey al Horno con Blues


Estamos en Pamplona y vamos hacer un pescado al horno, en este día gris y plomizo que nos promete una tarde de húmeda tormenta eléctrica... espero que Iberdrola no nos la cobre :)

En el mercado descubrimos una Palometa Roja o Virrey de palangre con su anzuelo mismo y a buen precio, más no podemos pedir. Este pescado de preciosa tonalidad colorada llamado también Alfonsino, Cachucho o Rey es un pescado que se da en los Océanos Atlantico y Pacífico y Mar Cantábrico, que suele vivir  a más de doscientos metros de profundidad. Es un pescado fino, elegante, con carne blanca, semi graso, con pocas espinas, sabor amariscado y textura turgente, parecida al salmonete.

Como está el día apetece escuchar un buen Blues mientras cocinamos así que buscamos temas de John Lee Hooker, Dave Grusin, Charles Brown, Memphis Slim, Chuck Berry, B.B. King... Con esta inspiración dificil de no cocinar bien :)

INGREDIENTES

1 Virrey de 800grs (para dos comensales de buen diente)
2 Patatas
1/2 Cebolleta grande
1/2 Vaso de Vino Blanco seco
1/4 Vaso de Agua
1/2 Limón
Perejil
Sal
Aceite de Oliva

Pedimos en la pescadería que nos limpien el pescado y que nos lo abran "en libro". Al llegar a casa lo ponemos bajo el grifo con agua fría y después lo secamos bien con papel cocina. Reservamos


En una sartén a fuego lento pochamos las patatas cortadas en rodajas un poco gruesas y la cebolleta cortada en juliana. Sin que doren, las sacamos para finalizarlas en el horno.



En la bandeja de horno ponemos un poco del aceite donde pochamos patatas y cebolleta. Hacemos una cama con lo pochado y colocamos encima el pescado abierto como "un libro".

Salamos, añadimos un poco de aceite y vertimos medio vaso del preparado (vino, agua y limón), En un horno que previamente hemos calentado a 180°, colocamos el Virrey y a los 10 minutos echamos el resto del vaso con el perejil bien troceadito. Lo dejamos 10 minutos más y lo tenemos hecho.


Mientras emplatamos sonaba "The thrill is gone" con B.B.King y Mano Lenta Eric Clapton... subidón!!!

https://youtu.be/4NrSr3FPmO0






sábado, 18 de marzo de 2017

Viña Monti Gran Reserva 1970...Grande!!


Cuando alguien te llama para catar un Rioja Gran Reserva 1970, el mundo se para, de tanta alegría la cabeza empieza a girar 360°  y sin que acabe de hablar el interlocutor ya has dicho " sí y donde". 1970 fue una añada Muy Buena en esta D.O. y aunque no llegase a la clasificaciones míticas de 1948, 1952,1958,1964, 1982 o 1994 entre otras, si el vino se ha mantenido en condiciones óptimas  de guarda, la cata puede ser una experiencia maravillosa.

El vino era Viña Monty Gran Reserva 1970 de bodegas Montecillo de Fuenmayor (La Rioja). Parace ser que esta añada fue la última que se elaboró en las instalaciones de la antigua bodega de esta marca.




El vino es monovarietal tempranillo, con una elaboración que implicaba casi 12 meses en depósito de madera después de fermentarlo, 4 años en crianza de barricas nuevas de roble americano y otros tres años de guarda en botellero antes de sacarlo al mercado. ¡¡Toma ya del frasco, Carrasco!!

El vino dormía en los bajos de un muy antiguo restaurante, sin humedades, cambios bruscos de temperatura, temperatura mantenida entre los 14-17 grados y sin sufrir ruidos molestos por lo que se daban las circunstancias favorables para encontrarnos un vino vivo y expresivo. Asi que junto a Inma e Iago, nos dispusimos a disfrutar de esta joyita.

 CATA





Visual: Sorprende su viveza cromática, un granate de capa media-alta con ribete atejado, brillante, limpio y con buena lágrima.

Impresiona sus sólo 12,7° cuando hasta hace unas horas hubo una moda frenética para elaborar vinos con al menos 14°, tan a gusto del paladar del gurú Parker. Pues aqui comprobamos que hace 30, 50 o mas años en la Rioja elaboraban para que sus elegantes vinos no llegaran a los 13% de graduación alcohólica.

Nariz: Son 47 años los transcurridos por lo que no puede haber aromas primarios. Si encontramos secundarios y terciarios: frutas pasificadas (higos, cerezas, ciruela negra), frutos secos (nueces, almendras), minerales (terrosas, arcilla), bombón de guinda con licor y cueros viejos. Inma apunta que tiene cierto parecido a los vinos vintages del Duero portugués pero sin ese toque tan licoroso característico de ese tipo de vino luso. Es una pasada lo que transmite aún...

Boca: Entrada muy elegante y sedosa. No posee una gran amplitud pero tiene una increíble longitud.  Sorprendentemente se le nota un punto de acidez bien integrado y siguen presentes las notas minerales. No aparece ese punto a aceituna negra que dan los vinos viejos con mala evolución ( y otros no tan viejos).



Un vino que nos ha encantado y que puede estar sin complejos a la altura de  grandes vinos de Burdeos o Borgoña de esa misma añada.

viernes, 3 de marzo de 2017

Raíz de Guzmán 2012, Músculo & Seda


Vamos hablar de un proyecto ambicioso, que es el de Páramo de Guzmán en la pequeña población de Roa (Burgos).

En 1985 se creó una quesería artesana de leche cruda de oveja churra y a finales de los 90's una bodega de vino amparada en la Denominación Ribera del Duero con el común denominador de intentar conseguir una calidad excelsa con una producción calculadamente pequeña, que por lo resultados obtenidos, parece que lo están  consiguiendo.

En 2006 la bodega se separa del paraguas de la quesería y se transforman en dos negocios independientes: Queso Páramo  de Guzmán  y vino Raíz de Guzmán, mas un pequeño hotel rural de 5 habitaciones y una suite y un coqueto restaurante.

En estas tres ultimas décadas el queso Páramo de Guzmán ha conseguido ser el queso de leche cruda de oveja churra más premiado del territorio nacional llegando a quedar segundo en un concurso mundial en Londres (The London International Cheese Show). Tal es su fama que el escritor Michel Paterniti escribió con admiración de él en su best-seller "The Telling Room".

Respecto a la bodega, cuenta con 25 hectáreas de viñedo propio y una pequeña colaboración de pequeños viticultores de la zona con el global de las uvas, todas tempranillo, elaboran sólo 120.000 botellas. Los viñedos estan en dos zonas diferenciadaspor la altitud y tipo de terreno aun teniendo en común que son terrenos "pobres": una en Bocos del Duero donde el suelo se caracteriza por sus guijarros. La otra está por encima de los 900 metros y son suelos arcillosos con mucha piedra y mecidos por una continua brisa.



La bodega dispone de un parque de 500 barricas (80% francesas, 20% americanas) que se renuevan cada 3 años como compromiso de calidad y elabora cuatro tipos de vino: un Rosado, un Roble, el Crianza y un top que se llama Raíz de Guzmán Autor.

Vamos a subir la cata del Crianza añada 2012, un vino con doce meses de crianza en barrica francesa.

CATA






Visual: Posee un atractivo color picota oscuro, brillante, de capa alta y ribete cardenalicio. Tiene una lágrima densa y abundante que genera un completo rosario.







Nariz: La entrada es vigososa, potente pero con elegancia siempre presente. Notas de frutos rojos maduros, minerales (terrosas), a maderas nobles, torrefactos, tinta china, tabaco de pipa y regaliz negro. Todo un subidón sensorial...




Boca: Tiene un ataque con carácter, nervio, poderío pero sigue siendo a la vez elegante, hechizante y sedoso. Un vino con buena acidez, equilibrado en su conjunto, con arrolladora amplitud y cremosidad, taninos finos y mucha compota. Su final de intenso recorrido deja unas notas especiadas muy agradables.

Un gran vino que acompañará con solemnidad platos de caza, asados, guisos marineros, pescados grasos y quesos viejos.

.
.

.

viernes, 10 de febrero de 2017

Cordero al Horno, estilo Castellano



1 Cuarto delantero de Cordero Lechal
1 Vaso de Vino Blanco de Rueda (o de otra zona castellana)
2 Vaso Grande de Agua (más si en el transcurso es necesario)
2 Tallos de Cebolletas
1 Diente de Ajo
1 Manojo  Perejil
1 Hoja de Laurel troceada
1 Patata Grande (Opcional)
Un poco de Manteca de Cerdo
Sal

Sobre 4 horas antes de la preparación colocamos el cordero en un barreño, lo cubrimos de agua, añadimos un puñado de sal, los tallos de la cebolletas, el perejil y la hoja del laurel troceada.



En el momento de la preparación, sacamos el cordero y lo secamos bien con papel de cocina. A continuación untamos un diente de ajo pelado por todo el cordero. Eramos tres personas y cogimos un cuarto delantero de cordero, porque para nosotros es la mejor parte de este animal, pero como siempre, para gustos colores.

Después de repasarlo con el ajo, salamos y lo ponemos en la fuente de barro, vidrio o rosticera con la parte externa hacia abajo. Como todos los comensales presentes vamos altos de colesterol, a la parte interna no le dimos un "barniz" de manteca y la dejamos para la parte de la piel solo. Pero para comensales sanos como robles, se le añade la manteca en ambos lados.



Calentamos el horno a 180° y una vez caliente introducimos el cordero, echamos el vino y el agua por encima, cerramos y lo tenemos a esa misma temperatura durante una hora, remojandolo con su propio jugo cada 15 minutos. Es importante que el asado no quede sin jugo por lo que añadiremos agua con un poco de vino siempre que sea preciso.



Damos la vuelta a la pieza, le añadimos la capita de manteca y comprobamos si es necesario añadir líquido. Este lado tambien lo dejaremos durante una hora pero haremos un procedimiento diferente. A los 15 y 30 minutos remojaremos el cordero con su jugo pero no más para conseguir que la piel este crujientits. Y a 5 minutos del final, con precaución de no pasarnos subimos la temperatura a 250°.

Si queremos incorporar las rodajas de patatas, lo haremos 35 minutos antes, para no quemarlas y nosotros les añadimos por encima un poco de vino blanco. Este paso es opcional y pensar que la patata absorberá parte del jugo.





Se acompaña este plato con una ensalada de lechuga o escarola y un tinto que tenga cuerpo y potencia. Tampoco es mala idea tomarlo con champagne o cava brut nature. ¡Buen provecho!