miércoles, 19 de noviembre de 2014

José M.Jordan, vuelta a sus raices



Tras muchos años haciendo felices a su variopinta clientela en muchos lugares de la península y Mallorca, Pepe Jordan vuelve a la ciudad que le vio nacer y que disfrutó de su música y su cocina, porque Jordan fue antes DJ que Chef. Ama la música casi tanto como la cocina y eso dice mucho de la sensibilidad de este ferrolano.

Y vuelve reabriendo un clásico de la hostelería de esta ciudad tan vinculada a la Armada y a la industria naval, el Bar Timón. Claro que la nueva decoración tiene el sello inconfundible de Jordan y su mujer: elegancia y originalidad. Fuimos a la hora del desayuno, toda la pasteleria es hecha en casa... qué contaros, delicioso todo lo que probamos. Y ahora sobran las palabras, que hablen las imagenes...



























miércoles, 12 de noviembre de 2014

Groucho Marx, Pedro Roca, Gastronomía y Bandas Sonoras



Pasando por Santiago de Compostela, el coche se dirigió solo hacia el restaurante de Pedro Roca... sí, sí como si fuera un viejo caballo de una escuela hípica que te subes a él y te lleva por el mismo recorrido aunque tu intentes romperle la rutina de su ruta.



Una vez sentados en este templo culinario, decidimos vincular la comida con el cine, pero esta vez con musica de bandas sonoras de películas militares. Claro que llegado a este punto nos vino a la mente las palabras del genio Groucho Marx "La justicia militar es a la justicia lo que la música militar es a la música". Pero no es el caso ya que hablamos de BSO.




Nos llega el primer plato, Coca con masa fina de maíz de Xoubiñas y pimiento al estilo Cedeira. La masa era tan fina que no se podía utilizar los cubiertos. El sabor intenso pero delicado nos llevô a la soñada California, a hormonas a punto de nieve por enrollarte a tu profesora de la escuela militar y empezamos a escuchar la tórrida canción "Take my Breath Away" de Berlín (BSO de Top Gun)




Si sabemos que en esta santa casa somos reincidentes, qué se le va hacer, ¡el hombre es un animal de costumbres!... pedimos el Steak Tartar. Pero esta vez, Pedro Roca nos tenía preparada una gratísima sorpresa: coronando el torreón de proteínas encontramos un generoso rallado de Trufa Blanca del Piamonte. Que subidón, como levantarte de la cama, ir a ducharte y encontrarte a la Pataki dentro de la ducha. Bueno, este ejemplo no es un subidón, sería la prueba milagrosa de que los Reyes Magos existen de verdad...




Volveremos al cine. La sensación que este plato nos transmitió fue pura adrenalina. Nos transladó a la carlinga de un helicóptero del Noveno Batallón de la Primera División de Caballeria del ejército americano en "Apocalypse Now", mientras volamos sobre selva y arrozales vietnamitas, con Wagner y su Cabalgata de las Valkirias sonando por encima del estruendo del rotor. Memorable toma de Coppola, memorable tartar de Roca.

Y para terminar qué mejor que una frase genial del genial Groucho Marx "No piense mal de mi, señorita. Mi interés por usted es puramente sexual"

lunes, 10 de noviembre de 2014

Vulpes Vulpes... un vino, un perfume, el zorro, una gratísima sorpresa



Subimos un vino, posiblemente, el mas curioso de los que hemos subido en este pequeño rincón epicúreo tanto por su uva (raposo), por su producción (218 botellas), como por su geolocalización (Barbanza, sur de La Coruña).

El nombre del vino es el término científico de la tribu de mamíferos carnívoros al que pertenece el zorro y tiene su por qué en el nombre de la uva, que se traduce del gallego al español como zorro. Tal uva también es conocida como Albarin (sobre todo en Asturias) o Blanco Lexitimo (Betanzos). La bodega que lo elabora es familiar, se llama Entre Rios, sita en Puebla de Caramiñal y este vino es un proyecto del hijo, José Crusat que utiliza unos injertos de cepas prefiloxéricas de la zona de Boiro que gracias a que estaban plantadas en arena no pudieron ser atacadas por tal parásito. Vulpes Vulpes es un vino monovarietal bajo IGP "Viño da Terra de Barbanza e Iria" y con una producción de solo 214 botellas. La añada que viene será menor porque un ataque de botritis en la ultima fase de la vendimia ha reducido salvajemente la producción.


La uva raposo es de grano redondo y pequeño, parecido a la treixadura, de ciclo corto, resistente al midium pero frágil ante la botritis y cuya principal característica es su espectacular nariz, sus aromas... en palabras de José Crusat "el Chanel № 5 de los blancos".








CATA





Bonita botella borgoña tintada vestida con etiqueta de líneas simples pero con imagen cuidada. Tal etiqueta tiene una ligera inclinación, a propósito pero sin un motivo concreto. Volumen alcohólico 13%



Visual: Color amarillo de menisco acerado. Limpio y cristalino.



Nariz: La copa se convierte en una tobera que emana a cañon una cantidad de aromas frescos. Encontramos notas florales (blancas, jazmín), de monte bajo, fruta de hueso amarilla, notas melosas y muy sutilmente encontramos incluso canela. Espectacular.


Boca: Lógicamente esa expresividad tan intensa de nariz que aporta el raposo no tiene una continuidad en boca, sería perfecto y la perfección no existe. Pero no por ello tiene una boca que no guste. Encontramos un vino con una acidez finamente marcada no afilada, con sorprendentes notas cítricas que no las apreciamos en la fase anterior. Si aparecen las notas florales y su frescura que se expresa con soltura en su medio-largo recorrido.





Un vino del que se afirma cierta similitud con los vinos blancos franceses del Jura, nosotros no afirmaremos, nos quitamos el sombrero y con admiración decimos "Chapeau, amigo zorro".



viernes, 24 de octubre de 2014

O Balado, el sueño de una pareja... para disfrute de todos



Erase una vez una bella princesa celta que regía un coqueto restaurante pontevedrés junto a sus socios cocineros Roberto e Iñaki, en la preciosa Plaza de la Leña. Y Roberto, fue el caballero que logró su corazón, porque dicen los libros de caballería que solo los caballeros logran conquistar a las princesas y juntos ahora han decidido dar una salto cualitativo en sus vidas abriendo un pequeño restaurante en una casa labriega. Chef Roberto y Marta, Marta y Chef Roberto, porque tanto monta monta tanto, tienen su reinado en la campiña de Boqueixón, cerca de Santiago de Compostela donde ella atiende la sala de solo cuatro mesas con su simpatía y dulzura habitual y Roberto en los fogones, mima el producto y te hace gozar con sus sabores y texturas.



Antes de llegar a la casa, se atraviesa un amplio terreno donde se contemplan dos magníficos árboles centenarios: un magnolio y un fresno.  Por el prado campan a sus anchas gallinas, gallos y corderos, entre higueras, manzanos y limoneros. 



Al entrar en la casa, el comedor dispone de cuatro mesas y una lareira donde tanto se utiliza para cocinar a la brasa, ahumar o aportar calor a la sala.




Una vez sentado, ni miramos la carta pues no podríamos estar en mejores manos y nos dejamos aconsejar tanto en la comida como la bebida. Un espumoso rosé brut portugués. Quinta das Bageiras,  nos hará de compañero en este viaje sensorial. Nos sorprende por su fina burbuja, sus notas florales, pastelería y frutos rojos, su poderosa amplitud en boca y su largo final.




Empieza el espectáculo de sensibilidad culinaria con una anchoa Sanfilippo de salazón junto una porción de queso casero de mezcla (vaca/cabra) y curado en cueva. Cuando nos referimos a “casero” es en su término más puro, lo elaboran ellos. Era una unión de delicadeza con poderío,  como esas dos interpretaciones intensas y geniales de Robert de Niro y Meryl Streep en la película “El Cazador”.




Nos sorprenden con unos lomos de salmón ahumado en su lareira con una textura deliciosa, pura mantequilla. Como ver el rostro de la angelical Gene Tierney en “Que el cielo la juzgue”.



Continuamos con un Tataki de Bonito, que nos impresiona por ese meteórico viaje desde la campiña gallega al Imperio del Sol Naciente.




Nos miman con un Foie con compota de Higos de su huerta y reducción de Módena. Plato intenso, sabroso, meloso, de los que repites sin hartarte… como Grace Kelly en “Atrapa a un ladrón”, que nunca te cansarás de verla.




Croquetas de buey de mar, con rebozado crujiente y masa fina y sabrosa. Las croquetas y las tortillas de patatas pueden ser los platos más humillados de la cocina española, las encuentras en todos los sitios, pero en qué pocos son memorables. Aquí sí merece la pena tomarlas.




El siguiente plato fue la joya de la corona, por el contraste de sabores y originalidad: Anguila del Verdugo Ahumada y a la Brasa acompañada de Caldo de Gallina y Foie. Sorprendente, magnífica como Elizabeth Taylor en Cleopatra… no hace falta decir más.





El último pase antes del postre fue un cordero gallego al horno con patatas y pimientos de su huerta que nos desconcertó porque en estas tierras no es que sea un plato que lo borden, quizás porque se utilizan corderos ya veteranos del Vietnam y personalmente su sabor me da ciertas notas a lana. Sabiendo que era elaborado por Roberto, entramos a matar sin miedo alguno y no nos equivocamos. Tierno y jugoso. Es como si te dicen de ir a ver una película francesa y te quedas poco convencido hasta que te enteras que actúa Jean Reno, vas, ves “22 balas” y sales del cine realmente satisfecho. Pues lo mismo.




Y como pase dulce, una Espuma de Maracuyá con Helado de Coco y Hierbaluisa. Perfecto toque de frescor para rematar esta comida espectáculo.

Para llegar aquí, hay que desplazarse, hay que perderse, hay que encontrarse, hay que… Nada de todo ello tendrá ningún valor o importancia cuando hayas acabado de disfrutar de la cocina de Roberto y el trato de Marta. Es más, saliendo por su puerta estarás planeando cuando volver, porque la experiencia gastronómica que nos ofrecen es toda una película de culto.




O Balado
Ardesende 3, Codeso. Boqueixón (A Coruña)
Móvil 657.290.362
           639.893.749
42º 47' 52.0'' N     8º 24' 11.0" W

viernes, 26 de septiembre de 2014

X Concurso de Tapas en Lugo



Del 12 al 30 de este mes de Septiembre se celebra el décimo Concurso de Tapas de la ciudad lucense con la participación de 50 Establecimientos. El pincho que ofrece cada local tiene una horquilla de precio de 1,50 a 3€. La participación de los clientes tiene un aliciente en forma de regalos. Por cada tres locales sellados se entra en un concurso de productos varios. Eso si, si pides el pasaporte del concurso donde aparecen todos los locales y sellas la mitad entras en un concurso con premios mas valiosos y si eres capaz de sellar los cincuenta locales en los dieciocho dias entras en el sorteo de un crucero con todos los gastos pagados.

Pues sabiendo las reglas y por estar solo una noche, nos pedimos varias hojas para sellar en tres locales y poder dar nuestro voto al que considerásemos el mejor. José, Rubén y Bernard hicieron de excelentes guías.

Empezamos apuntando alto, ya que nos acercamos al España para probar su tapa "Vieira, fideos de calabacín, Tempura de Codium y Perlas Japonesas" (3€) que venía dentro de un botellin de cerveza cortado longitudinalmente. Tanto por la presentación, texturas y mezcla de sabores, los elogios fueron muchos.




Bajamos a A Taberna do España donde ofrecían "Lomos de Sardina con Aceite de Brasas, Pan de Maíz y Pimientos de Mougán" (2,5€). Sin tener la presentación de la anterior tapa, ésta respiraba galicia por sus cuatro costados. Bien la presentación y excelente de sabor.



Entramos otra vez en el recinto amurallado y nos fuimos a La Barra, donde tenían una tapa que se llamaba "Romeo y Julieta"(3€). Consistía en una Vieira con un mejillón, una salsa de corales, unas bolas de melón y sandía y algunos piñones. Digamos que esta tapa, su presentación y mezcla de ingredientes no la supimos entender.


Nos acercamos al Diveca para probar su "Tosta de Jamón y Queso de Cabra sobre Cebollita Caramelizada" (2€). Aquí no había inventos raros, una clásica tosta, rica y abundante. Además disfrutamos con la simpatía de la camarera... buena visita.


Donde el mercado, nos fuimos al O Mercado Rotos e Cañas para disfrutar de una "Mini Burger de Rabo de Toro con Gelatina de Valdeorras" (3€). Sabrosa.



Ya en la Pulperia O Castelo, nos ofrecieron su tapa "Carrilera de Cerdo Ibérico en Maridaje de Vino con Puré de Patata" (2,80€). Bien guisada y tapa consistente por su cantidad.



Y el último que visitamos fue la gran sorpresa del recorrido. Nos fuimos al Paprica donde disfrutamos de una "Merluza de Celeiro con Bocabits de Chipirón y Helado de Tomate Asado". El Bocabits era un crujiente de arroz negro. Tanto por la composición visual de la tapa, el punto de la merluza y el crujiente y el contrate fresco de un elegantísimo helado de tomate... lo tuvimos muy claro. 



A veces al final, te encuentras lo mejor... En este caso, sin desmerecer al primero, que también nos encantó y a los demás participantes que pusieron el listón bien alto.

lunes, 22 de septiembre de 2014

Restaurante Sansibar...Fuego, Arte, Producto & Paciencia



En un lugar perdido de la remota península de O Grove existía una pareja enamorada de la brasa y el producto que con mimo atendian a los comensales que a su puerta llamaban. Parece el principio de un cuento de los Hermanos Grimm, pero es una realidad que tiene como nombre Brasería Sansibar.

Este restaurante se situa en los bajos de una casa donde vive un alemán, Christian, casado con una gallega, Luisa. La ubicación está en un no lugar de la península grovense, es decir, que en este restaurante es difícil que caiga alguien por despiste, es de esos perdidos lugares en plena campiña que entras porque vas especificamente allí. Como O Gaiteiro en Larage, cerca del coruñés municipio de Fene.

La terraza con una mezcla de mesas con y sin publicidad y la emisora de radio que suena por los altavoces te puede hacer pensar que no estas en el sitio indicado para disfrutar de una memorable experiencia gastronómica. Craso error. Una vez en el interior de la brasería notas que estás en el sitio indicado. El producto que ves en la brasa, el cuidado en vestir las mesas, la cristalería Riedel, la cava de vinos climatizada, el cálido recibimiento de la anfitriona o los aromas que emana de la parrilla... son muchas señales inequívocamente positivas.

El amigo Fran ya había preparado el menú degustación, y los demás no pusimos ni un solo reproche a su decisión. 



Empezamos con unos berberechos, hermosos, abiertos al calor de la brasa y sutilmente rociados con un suave aceite aromatizado con piel de pomelo. Era como empezar a leer una novela protagonizada por Philip Marlowe, nuestro detective favorito, no te hartas de devorar páginas... ni de devorar estos deliciosos berberechos.



Continuamos con unas almejas de cuchillo, abiertas al calor de la parrilla y con un aceite aromatizado en ajo, cebolla y piel de cítricos. 



Seguimos con conchas, tocando el turno a la navaja. Esta vez el aceite estaba marinado en ajo perejil, cebolla y limón.



Un pulpo a la brasa, con un ligero toque de chili, ajo, pimentón y lima que aportaban cierto toque de exotismo.

Esta trilogía a la brasa recordaba a la obra Milenium de Stieg Larsson con esas tres novelas negras que nos retrata una inquietante sociedad sueca. Ambos excelentes trabajos que te piden seguir leyendo/comiendo con avidez.



Llegó el turno de un pescado, fue cuando la lubina apareció en la mesa con una compañia de patatas gallegas cocidas y salteadas con mantequilla. Nos aportó una espléndida sensación por su textura y sabor. Tan memorable como el papel de Kim Basinger en L.A. Confidential.



Y llegó el momento de la carne gallega, fusión de excelente producto tratado con el mimo y la sapiencia de Christian, con ese arte que se adquiere al hacer durante muchos años aquello que te gusta... porque para alcanzar la casi perfección solo se llega por el camino del disfrute y de la creencia en lo que haces. Sin palabras, como la belleza y el carácter de Rita Hayworth en Gilda.



Terminamos con un helado de maracuya y coulis de frambuesa en sopa fría de chocolate blanco. Un perfecto broche fresco para tal homenaje, homenaje cuidadosamente atendido y explicado por Luisa.

Tomamos un albariño del Grupo Jorge Ordoñez, La Caña, que estuvo a la altura de este memorable homenaje hasta llegar a la carne, que fue disfrutada con un Lalama.

La novela negra y la buena gastronomía tienen fieles adeptos y nostros tenemos la suerte de serlo de ambos campos... seguir la pista que os lleve a disfrutar del Sansibar, un escondido lugar de fuego, arte, producto y paciencia, como reza el cartel de su puerta.




Braseria Sansibar
Balea 20 B - 36.988 O Grove, Pontevedra
(Se encuentra en la carretera de O Grove a San Vicente do Mar)
T. 986 738 513